La Cuchilla del Salado, es atractivo del Paisaje Cultural Cafetero

Para los campesinos de esta vereda el ecoturismo es una opción ante los problemas de la caficultura. La arriería y el aparejamiento de bestias son uno de los componentes de este tour...

147
147

Para los campesinos de esta vereda el ecoturismo es una opción ante los problemas de la caficultura.

La arriería y el aparejamiento de bestias son uno de los componentes de este tour cafetero.

Foto: Jonh Jairo Bonilla

Cuando la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (Unesco) declaró el Paisaje Cultural Cafetero en 47 municipios y 411 veredas del Eje Cafetero, algunos de los habitantes de la vereda Cuchilla del Salado, en Manizales, aprovecharon esta oportunidad para no vivir solo del café que tantas pérdidas les ha dejado en los últimos años.

PUBLICIDAD POLÍTICA PAGADA

De esta manera empezaron a organizarse para que todos pudieran participar con sus casas o fincas y así mostrar que tenían con que atender turistas de cualquier parte del mundo que quisieran visitarlos.

Se asesoraron de instituciones como la Secretaría de las TIC, donde participaron de un curso que duró un año y luego se pusieron de acuerdo para crear el Comité Turístico Comunitario Cultural de la Cuchilla del Salado, que incluye a prestadores de servicios turísticos, líderes de la comunidad y hasta artistas empíricos con experiencia en arriería y otros gajes de la vida cafetera para promover el sector como un lugar donde se puede experimentar el diario vivir del campesino cafetero.

La idea, dice Rubiel Arias Henao, propietario de la finca La Giralda, “es conservar la tradición cafetera y mostrarla a los turistas de una manera singular, que sean ellos quienes realicen labores de recolección del café, despulpe, secado, que aprendan a catar y hasta cómo se cargan los bultos sobre las mulas”.

PUBLICIDAD ‘ALCALDÍA DE ARMENIA’

Con este proyecto turístico se piensa atraer a quienes buscan una forma más real de vivir el ecoturismo, por este motivo se han organizado en algunas fincas museos familiares con antiguos accesorios que utilizaban los abuelos, como canastos, radios, máquinas de coser de pedal y hasta la popular vasenilla.

Otros de los detalles que estos aguerridos campesinos han tenido en cuenta es llevar hasta los cafetales la tradicional “bogadera” que consiste en una bebida preparada con limón y panela, que es llevada hasta el cafetal por jóvenes vestidas con trajes de chapolera.

A mediodía, un almuerzo que consiste en alimentos envueltos en hojas de plátano, da inicio a una tarde llena de folclor, muestras de cafés especiales y si alcanza el tiempo un recorrido a pie o a caballo para admirar la arquitectura que hay en el caserío.

Con esta singular forma de hacer turismo, los habitantes de La Cuchilla, esperan que un huésped cuando llegue y vea que aún se conservan las antiguas tradiciones que hicieron grande a la tierra cafetera, se enamore de del lugar y recuerde siempre esta experiencia cuando se tome un tinto y para se despierte su deseo de volver a vivir el quehacer diario de los caficultores.

Fuente: El Tiempo.com – Jonh Jairo Bonilla

En este articulo

Únete a la conversación