‘’Encontré Mafias dentro de la alcaldía de Armenia’’, alcalde José Manuel Ríos Morales

‘’Encontré Mafias dentro de la alcaldía de Armenia’’, alcalde José Manuel Ríos Morales

El alcalde de Armenia José Manuel Ríos Morales decidió publicar esta columna, en donde explica que encontró en la alcaldía al posesionarse, cuales son los aciertos y dificultades que enfrenta en la actualidad y cuál es son sus expectativas de cara a lo que resta de su mandato.

Foto portada: Alcalde Armenia, José Manuel Ríos Morales, tomada del Diario La Crónica

 

PUBLICIDAD ALCALDÍA DE ARMENIA, QUINDÍO

 

‘’Es justo que la gente sepa desde la voz del alcalde cuál es la realidad de esta administración y lo que está pasando en la ciudad. Estas columnas no son líneas cargadas de excusas ni de mentiras. Como ciudadano, antes que alcalde, entiendo muchas de las molestias de los quindianos, y esa es una de las cosas más difíciles a las que uno se enfrenta.

Cuando llegué a la alcaldía de Armenia, la casa estaba destruida. Desde el mismo momento que llegamos, empezamos a reconstruirla y a organizarla. Es una buena oportunidad para que sepan la realidad de esta administración y las dinámicas de lo público.

Desde cero, empezamos a construir programas tan importantes para la ciudad como lo son el mejoramiento del índice de desempleo. Por más de 15 años, Armenia estuvo dentro de los 3 primeros lugares de desempleo. Hoy, con este corazón cuyabro, me siento feliz de decirle a los ciudadanos que, a nivel país, estamos dentro de los primeros lugares de empleabilidad; es decir, somos de las ciudades capitales de Colombia que más genera empleo.

Uno quisiera que los recursos públicos se pudieran invertir como en lo privado. Que todo saliera de la noche a la mañana, que los procesos de contratación fueran más rápidos. Como alcalde, quisiera que los dineros públicos los pudiéramos invertir casi que, de manera inmediata, pero las contrataciones tienen tiempos demorados y complejos; por ejemplo, las licitaciones tienen que estar hasta 45 días publicadas en página (este tiempo es solo para la primera parte del proceso).

La situación se tornó aún mucho más compleja cuando llegué y encontré mafias dentro de la alcaldía de Armenia, encarnadas en décadas de saqueo a los ciudadanos. Este hecho lo denuncié, en el 2021, ante la Fiscalía y la Contraloría, y espero que algún día tenga el resultado esperado, porque es increíble que, en las puertas de la misma Tesorería, los delincuentes ofrecieran cambiar los recibos de predial para pagar menos en complicidad con gente de la misma administración.

Espero, también, caiga la mafia de las prescripciones con las cuales se han tenido que otorgar más de $80.000 millones por la falta de acción, con el apoyo de algunos funcionarios que han sido denunciados ante las autoridades. Y ni qué decir de la falta de acción en la dirección de Planeación para los cobros de las compensaciones por construcciones de mayor altura y a las constructoras fraudulentas que solo hasta el año 2020 logramos reglamentar y empezar con las intervenciones administrativas y de liquidaciones.

Soy un hombre comprometido con Armenia, con mi ciudad, la ciudad en la que nací y en la que quiero morir. Por eso, sentí mucha decepción al encontrarme con una ciudad sin planeación y sin un futuro claro y organizado.

Hoy, con orgullo, puedo decir que, durante estos 2 años y medio, hemos logrado impactar en obra pública. Le pusimos la cara a la valorización (aún sin estar de acuerdo cuando se aprobó en pasadas administraciones). En esta administración, se logró la recuperación de $21.000 millones, que harán parte de la obra entre el sector de Castellón y que unirá con la avenida Centenario, con un valor aproximado de $35.000 millones, cuya construcción empezará este año.

De todo esto les voy a estar contando cada 15 días en esta columna. De cómo estamos invirtiendo en infraestructura vial, cómo estamos descontaminando la ciudad a través del Plan de Saneamiento y Manejo de Vertimientos, PSMV, (vencido desde el 2016), de la actualización e implementación del Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos, Pgirs, para tener la ciudad más linda y limpia de Colombia.

Además, de cómo estamos proyectando nuestra ciudad a 30 años a través del programa de Ciudades Sostenibles y Competitivas de Findeter, de darle norma y organización a nuestro territorio a través de la modificación del Plan de Ordenamiento Territorial, POT, y del Plan de Ordenamiento Zonal, POZ, de la avenida Centenario, una de las zonas más lindas del país, logrando complementar estas acciones convirtiéndonos, además, en Silverciudad, de la mano de Colpensiones y siendo una Biodiverciudad, tejiendo país en conjunto con el Ministerio del Ambiente.

 

PUBLICIDAD GOBERNACIÓN DEL QUINDÍO

 

En este 2022, logramos convertirnos en una ciudad inteligente reconocida por el ministerio de las TIC, por la implementación de las tecnologías de la información y las comunicaciones en toda la administración, incluida la digitalización de toda la gestión documental. No puede quedarse por fuera la actualización Catastral que estamos adelantando con el objetivo de generar equidad en el cobro y una mayor solvencia financiera.

De todos y cada uno de estos temas, queridos cuyabros, vamos a tener la oportunidad de hablar, de la construcción y reparación de la malla vial, de los proyectos que vamos a dejar adelantados. A eso nos vamos a dedicar en lo que nos resta de esta administración. Cuyabros, puedo asegurarles que las cosas están mejorando y que vamos a dejar una ciudad planeada al mejor estilo de las grandes capitales.

Los espero, dentro de 15 días, con un tema vital para Armenia: la reparación de la malla vial. Les contaremos, entre otras cosas, cuántas vías en nuestros barrios, históricamente, no se han tocado. Habrá tiempo para hablar de la obra de valorización que vamos a realizar y de lo que haremos con la Avenida Centenario, uno de los lugares más hermosos de nuestra radiante Armenia.

Siempre es un gusto poderles contar a ustedes, a quienes me debo, los avances que hemos logrado para hacer de Armenia esa casa que todos soñamos’’.

Fuente y texto: La Crónica del Quindío