Exsenador Armando Benedetti sería una ficha clave del presidente electo Gustavo Petro en la normalización de relaciones entre Colombia y Venezuela

Exsenador Armando Benedetti sería una ficha clave del presidente electo Gustavo Petro en la normalización de relaciones entre Colombia y Venezuela

El exsenador sería una ficha clave del presidente electo Gustavo Petro en la normalización de relaciones entre Colombia y Venezuela.

Álvaro Leyva, canciller designado por el presidente electo Gustavo Petro, sostuvo una reunión con el gobernador del estado de Táchira, Freddy Bernal, y con el ministro de Relaciones Exteriores venezolano, Carlos Faría, este jueves 28 de julio en el Palacio de Los Leones, en San Cristóbal, Venezuela.

PUBLICIDAD ALCALDÍA DE ARMENIA, QUINDÍO

Llama la atención que a dicho encuentro también acudió el exsenador Armando Benedetti, uno de los hombres cercanos al presidente electos Gustavo Petroy quien, sin duda, será una ficha clave durante su gobierno, del cual tomará posesión el próximo 7 de agosto.

Este viernes 29 de julio circuló información sobre la posibilidad de que Benedetti asuma como nuevo embajador en Caracas. Eso implica, entre otras cosas, reabrir los siete pasos fronterizos terrestres a lo largo de 2.100 kilómetros que han permanecido cerrados por las disputas entre Bogotá y Caracas.

Con este nombramiento, Petro pretendería empezar a tender puentes de diálogo con el vecino país, los cuales permitan ponerle fin a las tensiones entre ambos países.

Petro no quiere politizar el asunto. Según conoció SEMANA, para hacer esta designación el presidente electo habría elegido a una persona con habilidad de negociación, que conociera la convulsa realidad venezolana y que no fuera identificado con la izquierda o la derecha. En últimas, que tuviera capacidad de diálogo.

El nuevo mandatario busca normalizar las relaciones comerciales con el vecino país. En 2008, cuando Hugo Chávez cerró la frontera, las exportaciones desde Colombia ascendían a 6.000 millones de dólares anuales. Pero en el segundo semestre de 2009, en medio de las tensiones, se desplomaron a 150 millones de dólares, según Analdex.

Petro, cuyo gobierno estima que, si las relaciones se reactivan, habría ingresos por 10.000 millones de dólares para Colombia y se generarían un millón de empleos, guarda prudencia. No hará ningún anuncio hasta que no se tercie la banda presidencial por respeto al presidente Iván Duque.

El nuevo mandatario estaría buscando que en la negociación ni él ni Maduro sean los protagonistas, sino que el asunto sea una conversación netamente comercial y diplomática, que no esté contaminada por el proceso de paz que sostuvo Juan Manuel Santos con las Farc y tampoco por el que él pretende desarrollar con el ELN, si ese grupo armado muestra voluntad de ponerle fin a la guerra.

Así las cosas, Benedetti o quien sea elegido para este cargo entablará el diálogo con autonomía y le reportará los avances de manera exclusiva al presidente y al canciller Álvaro Leyva. Uno de los primeros anuncios sería reabrir los consulados en ambas naciones como un gesto de confianza.

Hasta ahora, no está programado un encuentro entre Maduro y Petro. Sin embargo,no se descarta que, en medio de las conversaciones o al final, ambos líderes puedan reunirse.

PUBLICIDAD GOBERNACIÓN DEL QUINDÍO

Es un hecho: el 7 de agosto se restablece la relación entre Colombia y Venezuela

“Es un hecho”, dijo el canciller venezolano Carlos Faría con referencia al restablecimiento de la relación entre Colombia y Venezuela. Después de cuatro años de ruptura total, el presidente electo Gustavo Petro, representado por su canciller designado, Álvaro Leyva, volvió a tender un puente entre Bogotá y Caracas.

Luego de finalizada la reunión, Leyva leyó ante los medios de comunicación lo pactado entre las partes. En el documento, los funcionarios “han reafirmado los lazos históricos de hermandad, complementariedad y cooperación que unen a nuestros pueblos”.

“Los cancilleres expresaron su voluntad de avanzar en una agenda de trabajo para la normalización gradual de las relaciones binacionales a partir del próximo 7 de agosto, con el nombramiento de embajadores y demás funcionarios diplomáticos y consulares”, leyó el ministro designado.

Esto lo reiteró Faría: “Hemos acordado el establecimiento, una vez que llegue ese momento, inmediato de los embajadores que van a representar a nuestros países. A todos los equipos que deban estar trabajando en los diferentes consulados, tanto los que representan a Venezuela como a Colombia”.

A su vez, se habló de una “apertura gradual de la frontera, aspecto que va a beneficiar de manera directa e inmediata a nuestros pueblos”.

Tocó el tema de los beneficios comerciales de la apertura de la frontera, pero también hizo énfasis en el restablecimiento “de relaciones de respeto, entendimiento, solidaridad y complementariedad de nuestros países, tal como, en su momento, el comandante Hugo Chávez lo inició”.

Fuente: SEMANA.