Según Fiscalía un dragoneante del INPEC habría montado ‘’una olla de estupefacientes’’ dentro de la Cárcel La Picota

Según Fiscalía un dragoneante del INPEC habría montado ‘’una olla de estupefacientes’’ dentro de la Cárcel La Picota

Fue judicializado el dragoneante del INPEC Jonathan Alexander Tulcán Quispe señalado de recibir dinero por ingresar celulares, estupefacientes y licor a cabecilla de las disidencias privado de la libertad en La Picota y también habría recibido dádivas por garantizar traslados de celda.

Foto portada: dragoneante del INPEC Jonathan Alexander Tulcán Quispe, imagen aportada por comunicaciones FGN

La Fiscalía General de la Nación logró la judicialización de Jonathan Alexander Tulcán Quispe, un dragoneante del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC) señalado de recibir dinero por ingresar celulares, estupefacientes y bebidas embriagantes a un señalado cabecilla de las disidencias de las Farc privado de la libertad en la cárcel La Picota de Bogotá.

El material de prueba indica que una tercera persona le entregaba los elementos al funcionario, quien presuntamente se encargaba de entrarlos al centro carcelario y llevárselos a Luis Carlos Cifuentes Puerta, alias Diomedes, condenado a 40 años de prisión por delitos como secuestro extorsivo y extorsión.

PERIODISMO INVESTIGATIVO DEL QUINDÍO

 

Asimismo, el dragoneante Tulcán Quispe es señalado de facilitar el traslado del interno a diferentes celdas y de interceder para que asumiera el control de la venta de sustancias psicoactivas y licor en los patios a los que llegaba.

En el curso de la investigación se acreditó que, por estas actuaciones ilegales, el integrante del INPEC habría recibido pagos en efectivo y trasferencias, a través de plataformas virtuales. Por estos hechos, fue capturado en una acción conjunta de la Fiscalía y la Policía Nacional en la localidad de Kennedy, en el suroccidente de Bogotá.

Un fiscal de la Dirección Especializada contra las Organizaciones Criminales le imputó el delito de cohecho por dar u ofrecer.

El procesado no aceptó el cargo y, por disposición del juez de control de garantías, deberá cumplir medida de aseguramiento privativa de la libertad en su lugar de residencia.

Fuente: Comunicaciones FGN