Insolidaridad de colegas y ausencia de gobernantes en exequias del periodista Hugo Cardona Fernández

Insolidaridad de colegas y ausencia de gobernantes en exequias del periodista Hugo Cardona Fernández

A pesar de ser directivo del Círculo de Periodistas del Quindío, tan solo cuatro integrantes de esta agremiación asistieron este viernes 23 de diciembre, a las exequias del colega Hugo Cardona Fernández.

Foto portada: Exequias del Periodista Hugo Cardona Fernández

Video Exequias en la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús en Armenia

 

No hubo representación de ninguno de los gobernantes del departamento del Quindío, tampoco la hubo de la Policía, Ejército  y mucho menos de los congresistas quindianos.

 

PUBLICIDAD EMPRESAS PÚBLICAS DE ARMENIA

 

Hugo Cardona no fue el ciudadano que acababa de llegar al periodismo, no, Cardona Fernández era un gran referente del periodismo quindiano; al ver la ingratitud para con el colega que falleció, queda claro, que no valió haber ocupado un papel protagónico y destacadisimo como periodista con una excelente voz en la región y la Capital del País, Hugo dejó huella en tan noble profesión, se desempeñó periodísticamente en las principales emisoras del Quindío. ‘’Sus inicios como locutor y productor de radio fueron en Bogotá al lado de grandes periodistas’’, comentaron desde su familia. Este montenegrino, al morir a sus 77 años de edad, era casado y deja dos hijos.

 

Cortejo fúnebre con el féretro del Periodista Hugo Cardona Fernández

 

Resulta increíble que, de por lo menos 400 periodistas registrados en el departamento del Quindío, tan solo 10 aproximadamente asistimos al funeral de nuestro gran amigo y colega Hugo Cardona Fernández.

Irrespeto para la familia en la sala de cremación
En la imagen, la dama encargada de las oraciones antes de la cremación

 

La cremación del cadáver se llevó a cabo en Circasia, pero la funeraria ‘la Paz’ encargada de las honras fúnebres, destinó para la oración final antes de la cremación, a una dama vestida inadecuadamente para el solemne momento e incluso no sabía ni el nombre del difunto, pues hubo que corregirla al pronunciar otro diferente y esto sucede con la mayoría de las funerarias de la Ciudad, no tienen una persona con buen conocimiento y vestida adecuadamente para atender estos momentos de tanto dolor para familiares y amigos de la persona fallecida, ante el reclamo de familiares, la dama explicó que lo sentía, pero que ella debía cumplir las órdenes impartidas por sus jefes. 

QPD