Un Iceberg equivalente a 15 veces la superficie de París se desprendió el pasado domingo en la Antártida

Un Iceberg equivalente a 15 veces la superficie de París se desprendió el pasado domingo en la Antártida

El grupo de científicos británicos, British Antarctic Survey (BAS), un organismo que investiga las regiones polares, informó sobre el desprendimiento de un iceberg en la Antártida. Aunque su desprendimiento no se relaciona con el calentamiento global, la región sí ha sufrido los efectos de la crisis climática.

PUBLICIDAD RED SALUD ARMENIA E.S.E.

Desde Red Salud Armenia ESE, Cuidamos de ti en esta temporada, por esto te recomendamos que, si te estás resfriado acude al médico, evita contagiar a otros y toma mucho líquido. Así evitarás la propagación de la enfermedad.

Ten presente que, en caso de signos de alarma, tales como:

Dificultad para respirar.

Dolor abdominal.

Dolor en el pecho.

Temperatura mayor a 38 grados.

Debes acudir al servicio de salud más cercano.

¡Un mensaje de la ESE de los cuyabros, Red Salud Armenia ¡Pa” cuidar de todos!

 

British Antarctic Survey (BAS), un organismo que investiga las regiones polares, explica que los 1.500 kilómetros cuadrados que el iceberg ocupaba se desprendieron después de que una fuerte marea ensanchara una grieta que ya existía en la plataforma de hielo.

 

Video tomado del Espectador:

 

Aunque la región se encuentra amenazada por el calentamiento global, el desprendimiento no se debe al cambio climático. Hace dos años, en la misma zona, ya se había desprendido otro iceberg.

” Este desprendimiento era esperado y es parte del comportamiento natural de la plataforma de hielo Brunt. No está vinculado al cambio climático”, explicó el glaciólogo Dominic Hodgson, citado en un comunicado.

De todas formas, las consecuencias del calentamiento global sí causan estragos en la Antártida. El año pasado se registraron temperaturas récord en la zona. La extensión del hielo, en esa parte, alcanzó en febrero de 2022 el mínimo jamás registrado en 44 años de observaciones satelitales.

Fuente: El Espectador