En Calarcá mataron a alias “Diablo”, uno de los capos ocultos del narcotráfico en el Quindío

En Calarcá mataron a alias “Diablo”, uno de los capos ocultos del narcotráfico en el Quindío

Se trata de Norberto Guzmán, quien tenía conexiones con el Clan del Golfo y antiguos miembros del cartel del Norte del Valle, según las autoridades. El Ejército dice que fue socio en el narcotráfico del hermano del exmagistrado de la Corte Suprema Francisco Ricaurte y ya había sufrido dos intentos de asesinato.

Foto portada: Los dos capturados sindicados del presunto asesinato de alias ‘el diablo’

 

Alias «Diablo» era conocido por encaletar sus envíos de cocaína en cargamentos de plátano. Foto tomada del Espectador, Éder Leandro Rodríguez

 

Dos sicarios mataron en la mañana de este miércoles 14 de diciembre de 2022 a un señalado capo narcotraficante del Quindío. Se trata de Norberto Guzmán, un hombre que, según las autoridades, era temido en Calarcá, donde fue asesinado a plena luz del día en un concurrido barrio del municipio. En julio de 2022, El Espectador reveló detalles de la historia de Diablo, En ese momento, el diario tuvo acceso a un informe de inteligencia que advertía desde 2019 sobre sus acciones criminales en Quindío.

 

PUBLICIDAD DE EMPRESAS PÚBLICAS DEL QUINDÍO

 

Aunque Diablo era conocido en Calarcá por ser “un hombre con el que nadie se metía”, el informe reseña que en 2019 y 2020 sufrió atentados que casi terminan con su vida. “Recibió cinco disparos en diferentes partes del cuerpo, pero se recuperó satisfactoriamente en una clínica de Armenia”, dice la fuente. Además, indica que no se pudo establecer quién estuvo detrás de esta acción armada y que, desde entonces, permanece con varios hombres armados.

“Aunque esto se reportó en su momento a la Policía y a la Fiscalía, no ha pasado nada con él. Como se indica en el informe, existen miembros de esas dos entidades que reciben dineros de Diablo”, agrega la fuente de inteligencia militar.

Veinticuatro horas después del asesinato de Diablo las autoridades capturaron a los sicarios, pero aún no se sabe que vendetta mafiosa pagó Guzmán. Los informes nunca han advertido posibles enemigos en el bajo mundo.

Este capo operaba principalmente desde Calarcá (Quindío) y allí junto a sus hombres de confianza coordinaba el envío de alijos de cocaína que se mueven entre Bogotá y Cali, pero de los que no se sabe su destino final. Fuentes de inteligencia militar señalan que estos reportes cayeron en saco roto desde 2019, año en el que empezaron a tener conocimiento de sus actividades, que estarían relacionadas con el Clan del Golfo y antiguos miembros del cartel del norte del Valle.

Según el informe, Diablo apareció en el radar de las autoridades luego de que se decomisara un cargamento de cocaína que iba encaletado en un vehículo de su propiedad. A partir de allí, inteligencia del Ejército empezó a recabar información sobre este oscuro personaje. Según esas pesquisas, el hombre tiene denuncias en la Fiscalía por homicidio, amenazas, hurto calificado y hasta por inasistencia alimentaria.

Además, fuentes humanas señalaron que Diablo mantiene alianzas con peligrosos líderes del Clan del Golfo y sería testaferro de hombres del extinto cartel del norte del Valle: el extraditado a EE. UU. Gilberto Pavón Cortés y el asesinado capo Wílber Varela, alias Jabón.

Otro de los apartes del informe revela una conexión hasta ahora desconocida: “Las fuentes también indican que (Diablo) mantenía relación con Rafael de Jesús Ricaurte Gómez y José Toro Naranjo”.

El primero de ellos es el hermano de Francisco Ricaurte, expresidente de la Corte Suprema de Justicia y el Consejo Superior de la Judicatura, condenado en primera instancia por su participación en el cartel de la toga.

El hermano del exmagistrado fue capturado en 2015 junto a su socio, Toro Naranjo, pues eran requeridos por una corte del Distrito Sur de Nueva York, que los acusó de ser parte de una red internacional de envío de cocaína que terminaba en las calles de esa ciudad.

El hecho sangriento

Norberto Guzmán alias ‘el diablo’ tenía al morir 56 años de edad, este miércoles 14 de diciembre en el sector de Versalles en Calarcá, mientras compraba unos repuestos, fue asesinado por dos sicarios que se movilizaban en moto.

Desde el comando central de la Policía Quindío, informaron que, en la reacción, la policía capturó a los dos presuntos autores de este ataque sicarial, uno cerca al sitio de los hechos y el otro en el Barrio Simón Bolívar al salir de una cañada, igualmente se informó que los dos capturados serán presentados ante un juez penal con función de control de garantías.

Audio de: Teniente Coronel Fabián Mauricio Medina Arguello, comandante operativo de Seguridad Ciudadana del Departamento de Policía Quindío

Z0000242

 

Fuente: El Espectador