Fiscal especializado de la Dirección Nacional de Extinción de Dominio se estaría haciendo pasar por Coronel sin serlo

Fiscal especializado de la Dirección Nacional de Extinción de Dominio se estaría haciendo pasar por Coronel sin serlo

Denuncian a esposo de secretaria de Comisión de Inteligencia por firmar como coronel sin serlo. 

Foto portada: Comisión de Inteligencia y Contrainteligencia del Senado.

 

PUBLICIDAD EMPRESAS PÚBLICAS DE ARMENIA

 

 

Al despacho del fiscal general, Francisco Barbosa, han llegado varias cartas con el sello de urgente en el que se le pide que se le haga un seguimiento especial a una denuncia en contra de uno de los fiscales especializados de la Dirección Nacional de Extinción de Dominio de la entidad.

​Allí se señala que el funcionario se está haciendo pasar como alto oficial del Ejército, metiéndose en los linderos de la inteligencia y la contrainteligencia.

Foto: Fernando Barberi dice que cuando estuvo en el Ejército su conducta fue intachable.

 

“Viene falsificando documentos públicos del Ministerio de Defensa en los que firma como coronel y compromete de contera a la Fiscalía General de la Nación”, se lee en una de las cartas que también se le han enviado a la vicefiscal Martha Mancera.

Se trata de José Fernando Barberi, quien ingresó a la Fiscalía en diciembre de 2015 y hoy se desempeña como fiscal 72 especializado de la Unidad de Extinción de Dominio, a cargo de expedientes sensibles.

Y aunque en los oficios a Barbosa no se menciona, EL TIEMPO estableció que Barbieri fue militar activo e incluso ya había aparecido mencionado en el expediente en contra del almirante Gabriel Arango Bacci, por supuestos nexos con el narcotráfico que resultaron falsos.

Comisión de Inteligencia 

En la denuncia en su contra se asegura que, el 2 de abril de 2019, el fiscal Barberi firmó una carta, como coronel y fiscal, en la que le solicitó al coronel Luis Fernando Salgado Romero, entonces ayudante general del Comando del Ejército, la impresión de unas esquelas (hojas con membretes dorados).

Foto: Esta es la carta donde Fernando Barberi solicita las esquelas y firma como coronel.

 

“Me permito solicitar a mi coronel autorice la elaboración de 300 esquelas y 300 esquelas tipo carta”, se lee en el documento. Y, a mano, alguien escribió que debían llevar estampados los escudos de Colombia y del Congreso.

EL TIEMPO estableció que las esquelas eran para la Comisión de Inteligencia y Contrainteligencia del Congreso, de la que Silvia Ximena Alvarado Ruiz, la esposa del fiscal Barberi, es la secretaria general desde diciembre de 2018.

​Según le explicó a este diario la propia Alvarado, su cargo es el de una especie de notaria de la comisión, donde tiene acceso a la información de inteligencia y contrainteligencia que allí se ventila. En esa comisión se manejan temas sensibles y confidenciales, incluso de seguridad nacional.

Capitán, no coronel 

El fiscal Barberi admite que solicitó que las esquelas se elaboraran en la imprenta del Comando General, para hacerle el favor a su esposa y por su cercanía con varios generales (a los que menciona) y con la institución. Además, porque a la secretaria de la Comisión de Inteligencia le parecían de mejor calidad.

Antes de ser fiscal, Barberi llegó al rango de capitán del Ejército, donde hizo cursos de paracaidismo, inteligencia y derechos humanos, entre otros. Luego saltó a la Armada, en 2005, donde entrenó a Fuerzas Especiales y culminó el curso de capitán de navío.

Foto:Esta es una muestra de las esquelas mencionadas en el caso del fiscal Barberi.

 

Sin embargo, dice que de manera sorpresiva y sin explicación alguna fue llamado a calificar servicios, en 2007. Ahora, según él mismo le dijo a EL TIEMPO, impulsa una demanda para que se le restablezcan sus derechos y hasta se le reintegre a la Armada, tras probar que no tuvo nada que ver con la red de la que se hablaba en el caso Arango Bacci.

“Se señalaba que una camioneta asignada a mí era usada por la red, pero resultó falso y ni siquiera coincidían las placas”, aseguró Barberi.

Sin embargo, dice que de manera sorpresiva y sin explicación alguna fue llamado a calificar servicios, en 2007. Ahora, según él mismo le dijo a EL TIEMPO, impulsa una demanda para que se le restablezcan sus derechos y hasta se le reintegre a la Armada, tras probar que no tuvo nada que ver con la red de la que se hablaba en el caso Arango Bacci.

“Se señalaba que una camioneta asignada a mí era usada por la red, pero resultó falso y ni siquiera coincidían las placas”,aseguró Barberi.

Y aunque afirma que él y su esposa ya recuperaron la visa a Estados Unidos, la membresía del Club Militar, y está a la espera de que el Consejo de Estado se pronuncie (en segunda instancia) sobre la demanda que interpuso, reconoce que no es coronel, como aparece en el documento que firmó.

‘Fue un error’

“Admito que fue un error. El oficio lo elaboró la asistente del capitán a cargo y lo firmé de afán, cuando estaba saliendo de la imprenta. Incluso, señalé que estaba mal, pero me dijeron que solo era para iniciar el trámite y firmé”, dijo Barberi.

Pero fue enfático en que las esquelas se pagaron de la plata de su esposa y en que eran para enviarles saludos de cortesía y felicitaciones a los congresistas y no para actos ilegales, como señala la denuncia.

Al respecto, su esposa le manifestó a EL TIEMPO que la impresión de las esquelas fue una iniciativa suya y no una solicitud oficial de la Comisión de Inteligencia y Contrainteligencia. Además, que nunca le comentó nada a sus jefes (los congresistas) por considerar que era un tema intranscendente.

Foto: Silvia Ximena Alvarado tomando juramento en la Comisión de Inteligencia y Contrainteligencia del Congreso.

 

Este diario consultó a miembros y exmiembros de la Comisión de Inteligencia y Contrainteligencia del Congreso, incluido el exsenador Juan Diego Gómez, quienes dijeron que desconocen el tema de las esquelas que se imprimieron en el Ejército y la indagación.

Al respecto, el fiscal Barberi dice que su abogado, el penalista Julián Quintana, está pidiéndole a la Fiscalía 56 delegada ante el Tribunal del Distrito Judicial de Bogotá que se archive la denuncia, interpuesta en octubre de 2019.

Foto: Esta es la solicitud presentada por el abogado Julián Quintana para archivar las diligencias contra el fiscal Fernando Barberi.

 

El argumento es que, en abril de 2021, la fiscalía 186 seccional de la Unidad de Administración Pública ya cerró una indagación por los mismos hechos. En ese momento se consideró que “no hay elementos de prueba suficientes con los que se pueda inferir razonablemente que existen motivos o circunstancias fácticas que permitan caracterizar como delito los hechos puestos en conocimiento o que el indiciado sea autor o partícipe del mismo”.

​En la solicitud de archivo, suscrita el 24 de mayo de 2021, también se menciona que la Judicatura se inhibió de investigar a Barberi, en 2019, tras señalar que esa conducta no constituye falta disciplinaria.

‘Denuncia temeraria’

Además, se afirma que los anónimos y nuevas denuncias en su contra son falsos y temerarios. Y que detrás de estas se encuentra el fiscal Ricardo Bejarano, quien (según Barberi) también ha sido objeto de denuncias.

De hecho, el fiscal Barberi atribuye los señalamientos en su contra a la animadversión que Bejarano le tiene por no haber accedido a asistir a su esposa cuando estuvo involucrada en un accidente de tránsito.

Foto: Esta es la solicitud del fiscal Ricardo Bejarano para el seguimiento del caso contra Fernando Barberi.

 

Además, porque dice que él denunció a un soldado –enlace entre la Fiscalía y el Ejército– por ofrecer el trámite de libretas militares falsas en el búnker, un caso del que Bejarano habría estado enterado.

Mi hoja de vida es intachable, como militar nunca tuve un solo llamado de atención y hasta me ofrecieron disculpas por lo que pasó en el caso Arango Bacci”, dijo Barbieri, hoy oficial en uso de buen retiro.

EL TIEMPO se comunicó con el fiscal Ricardo Bejarano, quien aseguró que denunció a Barberi porque era su deber como funcionario público.

“Él (Barberi), sistemáticamente se presentaba siempre como coronel; cuando me enteré de que no era cierto, decidí denunciarlo por simulación de investidura o cargo, porque no puedo omitir denuncia, porque incurría en delito como servidor público. Dolosamente firmó una carta como coronel y fiscal”, señaló Bejarano.

Sin embargo, la defensa de Barberi aseguró que están a la espera de que la indagación en su contra se cierre definitivamente en las próximas semanas.

La versión del fiscal Ricardo Bejarano 

Este diario contactó al fiscal 232 delegado ante los jueces penales del circuito, Ricardo Bejarano, quien empezó por asegurar que ha pedido que se le declare víctima de la indagación contra su colega José Fernando Barberi.

Además, que no es cierto que lo haya denunciado por no haberle tendido la mano a su esposa el día del accidente: “Lo denuncié y amplié la denuncia porque soy funcionario público, fiscal delegado en propiedad por méritos y porque soy oficial del Ejército Nacional en uso de buen retiro y no puedo omitir denuncia”.

Foto: Fiscal Ricardo Bejarano, fiscal especializado delegado ante jueces penales de circuito.

 

Sobre las indagaciones que se han seguido en su contra, aseguró que todas han sido archivadas y que incluso en un caso se denunció a sí mismo para ser investigado por la Fiscalía General. Y sobre el ‘tráfico de libretas militares’ en el búnker, aseguró que no tiene nada qué ver dentro de ese caso.

Fuente: El Tiempo.